Blog de CFOremoto

Qué es el flujo de caja

Ninguna empresa debería permitirse desconocer qué es el flujo de caja. Monitorizarlo es como hacer un seguimiento del pulso del negocio, ya que se trata de un control de salud crucial. De hecho, más de un tercio de las PYME mencionan problemas con el flujo de caja como una barrera para su crecimiento.

Es fundamental comprender cuál es el flujo de caja, saber cómo calcularlo y entender cómo utilizar un estado de cuenta para estar al tanto del progreso del negocio.

Qué es el flujo de caja

La cantidad de efectivo que la empresa entra o sale de la cuenta en un período de tiempo específico se conoce como flujo de caja y puede ser positivo o negativo. Este es el resultado de considerar en dicho período todas las entradas de dinero y todas las salidas de dinero, asociadas a la operación y financiamiento del negocio. El análisis de flujo de caja se utiliza a menudo para entender la posición de liquidez de la empresa. Brinda una instantánea de la cantidad de efectivo que ingresa al negocio, y desde dónde lo hace, facilitando también comprender la cantidad que sale.

Quienes entienden qué es el flujo de caja saben que tiene muchos usos aplicables tanto a las operaciones y funcionamiento de una empresa, como a la realización de análisis financieros en un plano más estratégico. De hecho, es una de las métricas más importantes en finanzas y contabilidad.

Los usos más comunes del flujo de efectivo tienen que ver con su aplicación al cálculo del valor actual neto, la tasa interna de rendimiento, la liquidez, el rendimiento del flujo de efectivo, el índice de conversión de efectivo, la brecha de financiamiento, los pagos de dividendos o los gastos de capital.

CFO - CTA Text - 3 acciones para superar crisis financieras

Cómo se construye un flujo de caja histórico

El flujo de caja histórico sirve para poder entender todas las salidas y entradas de dinero en un periodo de tiempo. Se genera en un cierto plazo (diario, semanal, mensual, anual) y se compone de entradas y de salidas de dinero efectivas de la caja de la empresa.

Cálculo del flujo de caja histórico

Para calcular el flujo de caja histórico solo hay que restar el saldo en efectivo al comienzo de un período, que también se conoce como saldo inicial, del saldo en efectivo al final de ese mismo período (podría ser un mes, trimestre o año).

El cálculo comienza con el ingreso neto del estado de pérdidas y ganancias. A partir de ahí, basta con hacer ajustes a ese número para contabilizar los gastos no monetarios, como la depreciación. Después, es preciso tener en cuenta los cambios en el inventario, las cuentas por cobrar y las cuentas por pagar.

Conviene recordar que es importante no centrarse en ningún mes en particular al hacer este cálculo. El flujo de caja puede juzgarse con mayor precisión durante un período más amplio, como de tres meses o más, ya que la mayoría de las empresas, habitualmente, presentan subidas y bajadas, variando los resultados cada mes.

Si la diferencia es positiva, significa que se tiene más efectivo al final de un período determinado. Si la diferencia es negativa, significa que hay menos cantidad de efectivo al final de un período determinado en comparación con el saldo inicial al comienzo.

Estados de flujo de efectivo: aplicación y tipos

Para analizar de dónde viene y sale el dinero de la empresa, se preparan estados de flujo de efectivo. Existen tres categorías principales:

  • Flujo de efectivo operativo, el que hace referencia a los flujos asociados a la operación del negocio, como cobro a clientes, pago a proveedores, pago a colaboradores, pago de impuestos, entre otros.
  • Flujo de efectivo de inversión, que comprende las transacciones que se realizan con fines de invertir en activos fijos de larga duración. 
  • Flujo de efectivo de financiamiento, donde se recogen las transacciones relacionadas con la cantidad de dividendos pagados a los accionistas, los pagos de deudas financieras y la entrada de financiamiento vía créditos o capital.

Factores por los cuales puede entrar o salir dinero de una empresa

El dinero puede entrar en el negocio por diversos motivos, como el cobro de ventas a clientes, la recuperación de impuestos o de garantías, la entrada de préstamos de terceros y las entradas por aumentos de capital, entre otros.

Por otro lado, las razones por las cuales puede salir dinero de una empresa son, por ejemplo, el pago a proveedores, pago de sueldos, pago de impuesto o el pago de deudas/créditos bancarios y no bancarios, aunque puede haber muchas más.

Cómo elaborar un estado de flujo de caja paso a paso

Dada la importancia de una buena gestión del flujo de caja, podría resultar útil producir una declaración que lo demuestre. Un estado de flujo de efectivo se parece mucho a un estado de pérdidas y ganancias y al balance general.

Este documento tiene como objetivo observar cómo entra y sale el efectivo del negocio. Esto, a su vez, permite:

  • Obtener visibilidad acerca de cómo se mueven los fondos a través del negocio.
  • Entender qué impacto tiene el flujo de caja en el funcionamiento del negocio.
  • Descubrir cómo se concilian los cobros y los pagos con las obligaciones que el negocio ha ido generando en el tiempo.

El estado de flujo de caja proporciona una visión muy clara de cómo entra y sale el efectivo de una empresa. Para calcularlo, básicamente, hay que sumar todo el efectivo que el negocio ha recibido de diversas fuentes y luego restarle todo el efectivo que se paga a los proveedores, vendedores, empleados, etc. La cifra resultante será la cantidad de efectivo que se ha ingresado u sustraído de la cuenta bancaria durante el mes.

¿Qué poner en el estado de flujo de caja?

  1. Operativo. Hay que registrar el ingreso neto, más o menos los aumentos o disminuciones en activos y pasivos corrientes.
  2. Inversión. Esta cifra refleja cualquier aumento o disminución de los activos a largo plazo o de plazo fijo (independientemente de la depreciación acumulada).
  3. Financiamiento. Este estado muestra cualquier aumento o disminución en los pasivos/deuda a largo plazo, capital de los propietarios o dividendos.

Una vez que se obtienen estas tres cifras, pueden agregarse o quitarse del saldo de efectivo inicial para obtener el saldo de efectivo neto general.

¿Por qué producir un estado de flujo de efectivo?

Además de ofrecer un resumen de la cantidad de efectivo disponible para las operaciones, el estado de flujo de efectivo también detalla las distintas formas en que la empresa genera ingresos. A su vez, esto revela mucho sobre cómo (o, si) se está produciendo el crecimiento, es decir, si es a través del aumento de la deuda, los ingresos, o de qué modo.

Este tipo de información es importante para planificar el futuro y asegurarse de que podrán pagarse todas las deudas que se contraigan. En el caso de una empresa emergente, podría indicar cuándo se necesitaría obtener una fuente alternativa de financiamiento. Por su parte, las empresas estacionales pueden usar esta información para monitorizar qué sucede durante la temporada alta y los meses más tranquilos del año.

Consejos para mantener un flujo de caja ordenado y al día

Analizar el flujo de caja periódicamente y realizar las conciliaciones pertinentes es básico para quienes se marcan el objetivo de siempre tener una justificación para cada salida y entrada de dinero.

Además de analizar la historia del flujo de caja, también es relevante tener la capacidad de proyectarlo. Una proyección de flujo de efectivo hace posible predecir las necesidades de dinero por adelantado.

Sin embargo, desafortunadamente, pronosticar el flujo de caja es algo más complicado que predecir otros aspectos del negocio, como sus ventas y gastos; ya que requiere información de las proyecciones de ingresos, las proyecciones de gastos y también de los planes de compra de inventario, si procede.

Además de eso, necesita predecirse cuándo pagarán los clientes: ¿pagarán todos a tiempo? ¿O algunos tardarán más en pagar?

Un software puede simplificar enormemente la previsión del flujo de caja, aunque también podría hacerse las operaciones con hojas de cálculo, teniendo en cuenta el riesgo más elevado de errores manuales.

En cualquier caso, para mantener un flujo de caja al día hace falta ser disciplinado con la contabilidad y anotar todos los ingresos o gastos en el mismo día de producirse. Asimismo, conviene establecer reglas para el uso de tarjetas de crédito, recibos de proveedores, gastos y prevención de fraude. También es buena idea negociar las condiciones de pago y facturar rápidamente: los ingresos son la mejor forma de generar efectivo.

No obstante, conviene tener en cuenta que el nivel de flujo de caja no es una métrica ideal para analizar una empresa a la hora de tomar una decisión de inversión. El balance general del negocio, así como los estados de resultados, deben estudiarse cuidadosamente para llegar a una conclusión.

El nivel de efectivo puede estar aumentando para una empresa porque podría haber vendido algunos de sus activos, pero eso no significa que la liquidez esté mejorando. Si la empresa ha vendido algunos de sus activos para pagar su deuda, ello constituiría un signo negativo que habría que investigar más a fondo para ganar comprensión acerca de su salud financiera. Si la empresa no está reinvirtiendo efectivo, también es una señal negativa, porque en ese caso no está aprovechando la oportunidad para diversificar o construir negocios que favorezcan su expansión.

¿Ya sabes qué es el flujo de caja? ¿Tienes claro cómo su cálculo puede ayudarte a aumentar la rentabilidad de tu negocio?

CFO - CTA post - 3 acciones para superar las crisis financieras
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.