Blog de CFOremoto

Tipos de flujos de caja

¿Conoces los tipos de flujos de caja que existen? El estado de flujo de efectivo proporciona información sobre el recibo y el pago en efectivo y concilia el cambio en efectivo durante un periodo de tiempo. Los cobros y pagos en efectivo se resumen y clasifican como actividades operativas, de inversión o de financiación. En pocas palabras, el estado de flujos de efectivo indica de dónde vino el efectivo y adónde se fue durante un periodo de tiempo.

Los 3 tipos de flujos de caja que existen

Los flujos de efectivo se clasifican como actividades de operación, inversión o financiación en el estado de flujos de efectivo, dependiendo de la naturaleza de la transacción. Existen 3 tipos de flujos de caja, que sumados representan el flujo de caja total de una empresa. Se trata de los siguientes:

CFO - CTA Text - 3 acciones para superar crisis financieras

Flujo de caja de operación: definición y ejemplos

El flujo de caja de operación es el efectivo generado por las operaciones de la empresa en su día a día (cobro a clientes, pagos a proveedores, pagos de sueldos, pagos de impuestos, entre otros).

Las actividades operativas incluyen actividades en efectivo relacionadas con la utilidad neta. Por ejemplo, el efectivo generado por la venta de bienes (ingresos) y el efectivo pagado por mercancías (gastos) son actividades operativas porque los ingresos y gastos se incluyen en los ingresos netos.

Flujo de caja de inversión: definición y ejemplos

El flujo de caja de inversión es el efectivo generado por las actividades de inversión en activos fijos o intangibles y ventas de activos fijos o intangibles.

Las actividades de inversión incluyen actividades de efectivo relacionadas con activos no corrientes. Los activos no corrientes pueden ser inversiones a largo plazo, propiedades, planta y equipos, así como el monto principal de los préstamos otorgados a otras entidades. Por ejemplo, el efectivo generado por la venta de terrenos y el efectivo pagado por una inversión en otra empresa se incluyen en esta categoría. No obstante, habría que tener en cuenta que los intereses recibidos de préstamos se incluyen en las actividades operativas.

Flujo de caja de financiamiento: definición y ejemplos

El flujo de caja de financiamiento es el efectivo que está generado por la entrada de financiamiento vía deuda o capital, salidas por pagos de deudas y pago de dividendos, entre otros.

Las actividades de financiación tienen que ver con esas actividades en efectivo relacionadas con pasivos no corrientes y patrimonio neto. Los pasivos no corrientes y las partidas de capital de los propietarios son, por ejemplo, el monto principal de la deuda a largo plazo, las ventas y recompras de acciones y los pagos de dividendos. Aquí hay que saber que los intereses pagados sobre la deuda a largo plazo se incluyen en las actividades operativas.

¿Qué sección del estado de flujos de efectivo es considerada por la mayoría de los expertos financieros como la más importante?

La sección de actividades operativas del estado de flujos de efectivo se considera generalmente como la sección más importante, ya que proporciona información sobre los flujos de efectivo relacionada con las operaciones diarias del negocio.

De todos los tipos de flujos de caja que tiene una empresa, solo los de sección responden a la pregunta: ¿cuánto efectivo generamos a partir de las actividades diarias de nuestro negocio principal? Se trata de una información que permite a las partes interesadas evaluar la viabilidad continua de la empresa.

El flujo de caja histórico y el flujo de caja proyectado

Es importante saber que, en base a estos 3 tipos de flujos de flujo de caja, se puede construir el flujo de caja histórico, pero también el flujo de caja proyectado; dado que ambos se construirán como la suma de esos 3 tipos, entendiendo que, en un caso, serán del pasado (reales), y en el otro caso, serán del futuro (proyectados, con ciertos niveles de incertidumbre).

Pronóstico de flujo de caja

Con un pronóstico de flujo de efectivo bien preparado (también conocido como proyección de flujo de efectivo), se podrá ver qué meses es probable que la empresa experimente un superávit de efectivo y qué meses pueden resultar en un déficit. Esto es importante por varias razones:

  • Ayuda a identificar problemas potenciales. La falta de efectivo puede ser un gran problema para las pequeñas empresas, pero tener un pronóstico preciso puede ayudar a detectar posibles déficits con varios meses de anticipación.
  • Puede prevenirse o mitigarse el impacto de déficit. Al saber lo que se avecina, pueden tomarse medidas para mitigar el impacto de una escasez de flujo de efectivo. Aumentar los cobros, facturar antes, negociar mejores condiciones con los proveedores, refinanciar la deuda o recurrir a una línea de crédito bancario, serían algunas de ellas.
  • La empresa se asegura de tener efectivo disponible para pagar facturas y hacer nóminas.
  • Ayuda al negocio a mantenerse rentable. Si se prevé un déficit de efectivo, podría verse afectada la capacidad de la empresa para financiar el marketing y el crecimiento, o para pagar a los empleados que ayudan a lograr el éxito.
  • Mejora la relación con terceros, como el banco. Si se está buscando financiamiento, puede ser preciso mostrar el pronóstico para determinar la capacidad futura del negocio para pagar el préstamo.

Hay que tener en cuenta que el pronóstico de flujo de efectivo debe incluir los ingresos en efectivo estimados para un período de tiempo (los que se recaudan, ​​no los que se acreditan) y los gastos en efectivo por mes. Al conciliar estos dos números (extraer los gastos de los ingresos en efectivo), se cuenta con distintos supuestos con los que jugar.

El estado de flujo de caja

Así como la planificación para el futuro es de vital importancia, también debe revisarse el desempeño pasado. Para eso, se necesita un estado de flujo de efectivo que ayude a conocer la evolución de los diferentes tipos de flujos de caja.

El estado de flujo de efectivo registra el efectivo que ha entrado y salido del negocio durante el último mes, trimestre o año. Al compararse el saldo inicial y final, puede verse cuánto efectivo está generando el negocio y cómo lo ingresa (a través de ventas, dividendos, inversiones, etc.) y de qué forma sale de la empresa (nómina, reembolsos de préstamos, facturas, etc.).

El estado de flujo de efectivo puede informar acerca de la posición de flujo de efectivo. Si un negocio genera más efectivo del que gasta, entonces se encuentra en una situación de flujo de efectivo positivo. Sin embargo, si los egresos del período exceden la cantidad de efectivo ingresado, o si el momento en que el efectivo sale y entra no está sincronizado, entonces se está experimentando un problema de flujo de efectivo.

Además, el estado de flujo de caja es una herramienta útil para desarrollar el pronóstico de flujo de caja. Por ejemplo, si un período de tiempo en particular es constantemente problemático (como el fin de año), se puede incorporar al pronóstico y, nuevamente, tomar medidas para aliviar cualquier impacto con suficiente anticipación.

CFO - CTA post - 3 acciones para superar las crisis financieras
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.