Blog de CFOremoto

Qué es un pagaré: definición, generación y tipos

Los pagarés son documentos de préstamo legales. Si se va a prestar dinero a alguien, es preciso generar uno. También es probable que se haya firmado uno en el pasado, si alguna vez se ha obtenido un préstamo. En este post hablamos de qué es un pagaré, cuándo puede necesitarse uno y cómo crearlo.

Qué es un pagaré

Un pagaré deja constancia escrita del firme compromiso de una persona de pagarle a otra lo que le debe. Este tipo de documento es común en los servicios financieros, usado cuando se necesita una forma de formalizar un préstamo.

Quienes saben qué es un pagaré tienen claro que se trata de un documento de préstamo legal que dice que el prestatario se compromete a reembolsar a quien le fió esa misma cantidad de dinero, o aumentada por los intereses, en un plazo de tiempo concreto.

Este tipo de documento prueba la existencia de un acuerdo, se considera legalmente vinculante y confirma la obligación del prestatario de reembolsar el préstamo.

CFO - CTA Text - 3 acciones para superar crisis financieras

Cómo se genera un pagaré

Un pagaré se genera en situaciones en las que hay un compromiso financiero de pagar una deuda a un tercero. Este acreedor puede ser un banco, otra institución financiera u otras entidades o personas. La contraparte se denomina como acreedor, y aquel que toma el compromiso es el deudor. 

¿Cuándo usar un pagaré?

Los tipos más comunes de pagarés son los siguientes:

  • Comercial: son más formales y detallan las condiciones específicas de un préstamo.
  • Inversión: una empresa puede decidir emitir un pagaré para reunir capital. La empresa también puede vender estas notas a otros inversores.
  • Personal: estas notas generalmente involucran a un miembro de la familia o amigo que presta una suma de dinero a otro miembro de la familia o amigo.
  • Bienes raíces: estas notas acompañan a un préstamo hipotecario u otra compra de bienes raíces.

Cuáles son los principales ítems que debe contener un pagaré

Un pagaré establece todos los términos y detalles de un préstamo, aunque hay que tener en cuenta que no es lo mismo que un contrato, ni lo sustituye. Un contrato detalla todos los términos de un acuerdo legal, mientras que un pagaré cubre solo lo siguiente:

  • La fecha límite en la que se debe pagar a alguien.
  • Cómo se debe proceder al pago.
  • Cuánto debe pagarse.

Entender qué es un pagaré implica aceptar que en este documento es preciso incluir todos los términos y detalles que ambas partes del préstamo acuerdan. Entre los principales ítems que debe indicar cualquier pagaré se encuentran los siguientes:

  • Pagador o prestatario: el nombre de la parte que prometió pagar la deuda declarada.
  • Beneficiario o prestamista: el nombre del prestamista, la persona o entidad que presta el dinero.
  • Fecha: la fecha exacta en que entra en vigencia la promesa de reembolso.
  • Monto o capital: el monto nominal del dinero prestado.
  • Tasa de interés: si el préstamo implica interés, el pagaré debe incluir la tasa de interés cobrada (ya sea simple o compuesta).
  • Fecha de vencimiento del primer pago: si hay más de uno, es habitual que el primer pago se vence el primer día del mes y los pagos posteriores se vencen en la fecha acordada de los meses siguientes.
  • Detalles de cada pago: si vencen varios pagos, el pagaré debe incluir la frecuencia con la que se realizarán los pagos, así como el monto de cada pago.
  • Fecha en que finaliza el pagaré: en el caso de un préstamo amortizado, un préstamo cancelado en una serie de pagos pares e iguales en una fecha específica, la fecha en que finaliza el pagaré podría ser el último pago. Un acuerdo también podría implicar un pago global, especificando una fecha en la que vence el saldo impago completo.
  • Firmas: es preciso asegurarse de que las firmas tanto del prestatario como del prestamista estén incluidas en el pagaré. Para que un pagaré sea legalmente ejecutable, el documento necesita la firma de cada parte.

¿Cómo personalizar un pagaré?

Los pagarés deben crearse en relación con la transacción de la que formarán parte. Una vez se conoce qué es un pagaré, pueden buscarse plantillas o ejemplos que emplear a modo de consulta. Hay que tener en cuenta que existen diferentes formatos de pagarés, como:

  1. Pagaré simple. Resume el motivo de la transacción y la obligación que las partes contraen. Por ejemplo, deja constancia de que, a cambio de recibir 5.000 euros, se procederá a devolver la cuantía prestada por el amigo antes de una fecha cierta, como puede ser el 20 de mayo. El monto total vence en esa fecha y no hay un calendario de pagos involucrado. En este caso, puede que se cobren intereses o no sobre el monto del préstamo, según lo que se haya acordado.
  2. Pagaré a la vista. Es aquel en el que el pago vence cuando el prestamista solicita la devolución del dinero. Por lo general, se requiere un aviso razonable.
  3. Otros pagarés. Existen también documentos más complicados, que suelen usarse para transacciones como hipotecas y préstamos para automóviles. En ellos es habitual que se incluyan tasas de interés, programas de amortización y otros detalles.

Los pagarés son una forma útil de establecer un registro claro de un préstamo, ya sea entre entidades o individuos, y poner todos los términos relevantes por escrito, de modo que no haya dudas sobre la cantidad de dinero prestada y cuándo vencen los pagos.

CFO - CTA post - 3 acciones para superar las crisis financieras
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.